Ozkar Portillo

Just another WordPress.com site

Prologo. 1Q84, El pueblo de los gatos, El país de las Maravillas o 2011-BIS ???

No se por donde empezar, pero de algún modo tengo que decir lo que me ha estado atormentando en los últimos días, para mi fortuna o desgracia no se trata de temas del corazón o al menos eso creo, no cuando menos de una mujer. Lo que no se explicar es en que lugar estoy… No se si estoy en una realidad alterna, en un mundo raro o en el país de las Maravillas.

Creo que todo esto inicio hace un par de meses cuando ____  me manda un libro 1Q84 , de ser honestos nunca había leído un libro antes, no por gusto, y a decir verdad tampoco inicie con mucho gusto la lectura de este, habré tardado mas de un mes en leer 5 capítulos simplemente no me llamaba atención la historia, lo leía como todos los libros anteriores que he leído por obligación, por quedar bien, incluso mentía, cuando ____ me decia que se sentía identificada con la historia yo decía “uta, si esta muy bueno el libro”

– En que capitulo vas? preguntaba ____.

– En el 9 respondía.

– Es que de verdad si algún día veo dos lunas en el cielo como dice el libro me muero.

– Es que no he llegado a esa parte.

Simplemente leer nunca me ha llamado la atención, siempre he preferido oír un disco a leer un libro, pero por curiosidad, por saber que significaba eso de las dos lunas, y por que ____ se sentía identificada con esa parte en particular, y empece por leer dos capítulos diarios, tres capítulos  diarios, pero conforme avanzaba en la historia el mismo libro me iba pidiendo mas, hasta el punto en que el segundo libro lo acabe de leer en un fin de semana. ahora entendía a que se refería ____ con eso de “las dos lunas” aunque tal ves no con el mismo significado que ella le dio.

Y hasta aquí nada extraño, leíste un libro y… Pues si todo habría sido de lo mas normal del mundo si no hubiese sido por el hecho de que en cierto punto de mi vida deje de ver la Luna, a diferencia del libro yo no veía dos lunas, simplemente no veía ninguna. fue hace un mes en la fiesta de ____, el Sábado 29 de Octubre. bajábamos del taxi y cuando mire al cielo la vi, quien pensaría que esa seria la ultima ves que yo vería la Luna. no note su ausencia inmediata, pase una semana y media quizá mas antes de darme cuenta, cuando volteo al cielo y no vi nada no me preocupe de inmediato, pero era un cielo turbio, como si lo hubiesen agitado, nada se podía ver mas allá de el, ni estrellas, ni Luna y su color tampoco era el de siempre, un purpura con tonalidades rojas, naranjas y rosas, era atípico ver un cielo así.

Conforme pasaban las noches  yo miraba el cielo esperando ver la Luna, pero no la veía, lo único que encontraba era el cielo turbio y teñido de purpura, rojo, naranja y rosa. Noche tras noche levantaba la vista para buscar la Luna, encontrar algo que me diera tranquilidad, recobrar la calma, algo me convenciera de que no era un lunático, fue entonces cuando quise salir de dudas y pregunte “¿puedes decirme si ves la Luna?” recibiendo respuestas de todo tipo, “No se ve”, “No la he buscado”, “Si, ayer la vi”. pero ninguna me dejaba tranquilo, me preocupe mas cuando me dijeron – Si, la acabo de ver.

– Pero como que la acabas de ver, si yo la he buscado y no la encontré.

– Pues hay esta, revisa una ves mas

– No la veo

– Pues hay estaba. pero mañana si quieres le tomo una foto para que te convenzas de que hay esta

– No me convenceré de nada si no la veo con mis propios ojos.

Así fue.  el Lunes 29 de Noviembre por enésima ves mire al cielo ya con mas resignación que fe y la vi, un mes después desde la ultima ves, sorpresa hay estaba, sonriente, no me importaba nada, quería decirle al mundo. “He vuelto a ver la Luna, hay esta, sonriéndome”. en ese momento mi euforia fue tal que no me di cuenta de un detalle muy importante, era una sonrisa demasiado perfecta, era una Luna lejana y un cielo despejado, de la nada la turbulencia se esfumo y no hubo obstáculos entre la Luna y yo. pero era una sonrisa demasiado perfecta.

Una sonrisa idéntica a la del Gato Cheshire, pareciendo una Luna de utileria, la que antes me había tranquilizado ahora me extrañaba, no era la misma que había visto un mes antes, era diferente no a simple vista, hay que ser muy atentos a un cambio tan sutil en un objeto tan grande, esa Luna de papel no me pertenece, o tal ves sea yo el que no pertenece a esa Luna.

Por lo menos yo no me siento diferente, se lo mismo que sabia ayer, mido lo mismo y peso lo mismo, al menos eso parece, pero aunque yo siga siendo el mismo se que este lugar no es el mismo que solía habitar.

Es como cuando un metro entra a un túnel y al salir de el esperas bajar de un lado del anden, pero en el túnel, el metro hace un cambio de vías, y bajas justo del lado contrario de la vía, ninguna persona a tu alrededor parece importarle el hecho de que el metro cambiase de ruta y que los dejase al otro lado de la vía, siguen caminando solo importándoles llegar a su destino, ninguno habla entre si, nadie comenta el suceso pensaran “El metro cambio de vías y… Lo que quiero es llegar”.

Es cierto, sigue siendo la misma estación, el mismo metro, el mismo destino, pero no el mismo anden, hay un cambio muy sutil en todo esto, y creo que yo he notado ese cambio, no se por que, pero soy el único que se pregunta que ¿hago de este lado de la vía?, hoy tengo mas preguntas que respuestas, pero solo hay una que me deja satisfecho, lo que Cheshire le dice a Alicia “Puedes encontrar muchos gatos sin sonrisa, pero no puedes encontrar a la sonrisa sin el gato”.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: